KonoZer ARAGÓN

EL CÁNCER Y EL ESTRÉS

vendredi 15 janvier 2010, par 02 Antonio Palomino

Los científicos han estado planteándose durante mucho tiempo la posible relación entre el estrés y el cáncer. Se han hecho numerosos estudios en los que se preguntaba a la gente que contrajo cáncer, si había tenido un extra de estrés en los años previos al descubrimiento de su enfermedad.

Se desarrollaron también ciertas teorías encaminadas a demostrar el papel decisivo que supuestamente, tenía el estrés en la supresión de las células del sistema inmunológico, imprescindibles para la erradicación de tumores. Incluso trataron de discernir si era en realidad el sistema inmunológico el encargado de proteger a la gente de un cáncer en un primer momento.

En esos primeros estudios, se advirtió una tenue conexión entre el estrés, el sistema inmunológico y el cáncer, aunque con un resultado colateral sorprendente : al parecer las células cancerígenas fabricarían unas proteínas que ordenan al sistema inmunológico dejarlas tranquilas e incluso ayudarlas a crecer.

Hace tres años, una investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas, aseguraba que existe una estrecha relación entre el cáncer y las situaciones estresantes. La explicación sencilla, sería que el organismo interpreta el estrés como una agresión y reacciona a esta produciendo las células adecuadas pero de forma desordenada.

Una situación de nerviosismo o ansiedad hace que nuestro sistema inmunológico se resienta, quedando debilitado y más expuesto a las enfermedades. Así pues, nuestro estado psíquico tendría la capacidad de fortalecer o debilitar nuestro propio sistema inmunológico.

Los tres factores principales que podrían fortalecerlo, serían : 1.- alimentarse de forma sana y equilibrada 2.- practicar regularmente algún tipo de ejercicio físico 3.- mantener una actitud positiva, minimizando la influencia de los problemas en nuestra vida

Actualmente es muy difícil mantener esos patrones de comportamiento ; se requiere de una gran disciplina y esfuerzo, puesto que los ritmos ya están definidos y las prisas y necesidades de la sociedad acostumbran a marcar los tiempos de nuestra vida, algo que afecta también a nuestra alimentación que, en la mayoría de los casos, es deficiente y poco equilibrada.

El tabaco es otro agente desencadenante de ciertos tipos de cánceres, aunque como la mayoría de la gente sabe, el hábito de fumar tiene su origen en un estado de excitación y nerviosismo que va acrecentándose conforme se aumenta el consumo. Otro nexo de unión (quizá indirecto) entre el estrés y el cáncer.

Otros estudios han relacionado al cáncer con la personalidad a la que llaman de “Tipo C”, y que consiste en la inhibición y negación de las reacciones emocionales negativas : ansiedad, agresividad, ira, etc., complementadas con la acentuación extrema de las emociones y conductas aprobadas socialmente, como la tolerancia, la paciencia, la aceptación de los problemas y el conformismo en general, lo que los convierte en “buenas personas forzadas”, siempre en busca de la armonía y el “llevarse bien con todo el mundo”, evitando por todos los medios el más mínimo conflicto.

Todo ello nos lleva a una personalidad “fabricada” y, por consiguiente, no exenta del estrés propio de estar continuamente manteniendo una pose.

Las características de dicha personalidad, serían :

-Estilo interpersonal : *Esfuerzo para parecer y ser bueno *Aceptación de la autoridad *Docilidad y lealtad

-Temperamento : *Depresión *Indefensión / Desesperanza *Fatiga

-Estilo emocional : *Tranquilidad *Supresión de emociones negativas

-Estilo cognitivo : *Aceptación estoica *Racional, leal a la realidad *Pesimismo

-Factores sociales : *Soledad *Carencia de apoyo social *Carencia de intimidad

Hace muy pocos días, científicos chinos y estadounidenses han podido demostrar por fin científicamente una relación directa entre el cáncer y el estrés.

Esa investigación se publicó en la revista “Nature”, y en ella se afirma que las células víctimas del estrés pueden emitir determinadas señales que inducirían a la formación de tumores, afectando a las células sanas colindantes.

Aunque el estudio se realizó en moscas de la fruta, se aclara que los genes y secuencias biológicas de este proceso son idénticos a los que presentarían los humanos.

Con este estudio, se ha llegado también a la conclusión de que las mutaciones genéticas que provocan el cáncer afectan a las células individualmente, aunque se podría dar el caso de que diferentes células mutadas pudieran colaborar entre ellas en la generación y el desarrollo de tumores.

La conclusión final del estudio es que el factor determinante que unía a dos células estudiadas como generadoras de tumores, era el estrés, y que estas producían unas proteínas marcadoras, llamadas cicotinas que les permitían trasladarse de célula en célula.

Para el profesor Tian Xu, máximo responsable de la investigación, son “malas noticias”, puesto que según sus propias palabras “hay una gran variedad de condiciones que pueden desencadenar el estrés físico y emocional, así como las infecciones y las inflamaciones”.

Por consiguiente, queda al parecer demostrado que el cáncer puede arraigarse en el organismo humano más fácilmente de lo que se creía, ya que muy probablemente, las mutaciones se producen en distintas células y no sólo en una.

La buena noticia, sería que con este estudio, se identifica una nueva vía para detener el cáncer, consiguiendo (cuando se logre) bloquear el origen de la señal de estrés recibida por las células.

“Un mejor entendimiento del mecanismo subyacente en la generación del cáncer siempre ofrece nuevos instrumentos para combatir la enfermedad”, destacó el profesor Wu.

Fuentes :

http://www.vitonica.com/prevencion/...

http://www.cfnavarra.es/salud/anale...

http://www.clarin.com/diario/2005/1...

http://actualidad.orange.es/socieda... la_primera_prueba_cientifica_de_la_relacionentre_el_cancer_y_el_estres_372182.html

Répondre à cet article

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0