KonoZer ARAGÓN
Accueil du site > 02 KONOZER : Comunicación > 04 PoliticArte > 02 De Re Publica > En noviembre elecciones, casi seguro

En noviembre elecciones, casi seguro

Salvo sorpresas inesperadas, volveremos a las urnas.

vendredi 26 juillet 2019, par 13 MANUEL MEDRANO

Lo que ha sucedido en los dos intentos de investidura de Pedro Sánchez como presidente del gobierno de España, ya lo saben. El torbellino huracanado de informaciones, comentarios de analistas, filtraciones, predicciones, adivinaciones, etc., durante los procesos negociadores, también lo conocen. Pero yo me quedo con algunas señales concretas que no se han resaltado suficientemente.

Por una parte, está la noticia de que Pedro Sánchez expresó su opinión, durante una reciente reunión de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE, de que no quería un gobierno conjunto con Podemos, y él y su círculo más próximo (Carmen Calvo, María Jesús Montero, Iván Redondo) han mantenido esta posición de hecho (subasta de ministerios aparte), con Adriana Lastra y José Luis Ábalos haciendo de “polis buenos” en esta jugada.

Por otra parte Pablo Casado, que adoptó una actitud de serenidad institucional en este intenso proceso, hizo dos cosas que me llamaron la atención. La primera, conversar con Pedro Sánchez en varias ocasiones (en Moncloa y de otras formas), supuestamente para acabar diciendo la última vez lo mismo que la primera en la que hablaron. La segunda que, en su intervención en la sesión de investidura del 25 de julio, llamó a una ocupación del centro político por el PP… y el PSOE. Así que me cabe la tremenda duda de si Sánchez y Casado de lo que trataron es de apoyos o abstenciones en la investidura, o bien de la planificación de unas elecciones nuevas en noviembre. Así de claro.

A Sánchez le hubiera gustado ser investido, lo que ya no le resulta apetecible es tener que gobernar con una bicefalia en el ejecutivo y un follón de miedo cada vez que llevase algún tema (incluidos presupuestos, claro está) al Congreso. Ni la perspectiva de secesión en el Consejo de Ministros cuando arrecie la crisis del independentismo tras las sentencias de los juicios del “procés” en curso contra los sediciosos o rebeldes (a gusto), según suceda.

Más, por qué negarlo, las presiones de los socios y referentes europeos para que frenase este lío seguro, ya que con el Brexit, por ahora, ya hay suficiente problema, como para añadir inestabilidad política y presupuestaria en ninguna nación europea. Sánchez juega fuerte en Europa, tanto que una derrota en las elecciones de noviembre podría ser suavizada mediante un colchón europeo.

A Podemos, desde luego, dudosamente le convienen nuevas elecciones, que podrían dejar incluso fuera del Congreso a Echenique pues su fuerza política en Zaragoza, su circunscripción, es muy débil. Lo demostraron los últimos resultados. Pero, por supuesto, está el riesgo del factor Errejón. Ya se ha movido por los territorios, y en el Senado. Y que vayan a quedar fuera de puestos gubernamentales de España destacados líderes de Equo y las Mareas, no favorece su inquebrantable adhesión a Podemos. Hay quien dice que a Errejón no le dará tiempo a construir su proyecto, se llame “Más País” o como sea. Yo digo que sí. Crear un partido político exige tiempo y financiación, pero si se cuenta con estructuras territoriales ya consolidadas que se te unen, y con el deseo de sectores de la izquierda alejados de la actividad política por hastío o desconfianza, o que fueron purgados desde la dirección podemita, más el calor de otras potentes formaciones, es más fácil. Al menos, es posible. ¿Qué también esta opción puede quitarle votos al PSOE ? Puede que sí, pero lo cierto es que atraerá a ciudadanos que ahora no han tenido una opción clara a la que les gustase votar. Sectores que están en esa onda, pero más allá del postcomunismo más puro.

En el otro lado del espectro, se plantean varias posibilidades. No voy a analizarlas, que carezco de bola de cristal. La más curiosa afecta a si Vox mantendrá el nivel de voto conseguido. Y la más llamativa a la posible concurrencia electoral de una coalición tipo Navarra Suma, que se llamaría España Suma, con Ciudadanos, Partido Popular, y formaciones regionalistas (algunas). No tengo ni idea, pero la primera cuestión que se analizará, además de la conveniencia, es si el caso navarro es extrapolable al resto de España. Allí fue bien, pero el territorio foral posee peculiaridades propias muy diferenciadas.

Bueno, pues eso, si no pasa algo sorprendente, que podría ser, en noviembre a elecciones.

Répondre à cet article

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0