KonoZer ARAGÓN

La Mandrágora

mardi 28 avril 2009

La Mandrágora

1.Descripción científica y datos generales "Mandragora officinarum L.,"

Castellano : mandrágora, mandrágula, berenjenilla, lechuguilla, uva de moro, manzana de mayo, limón salvaje

Inglés : spring mandrake, Satan’apple.

Officinarum L. de Mandragora ; Familia de las ’Solanaceae’ Un perennial herbáceo con las hojas pie-largas ovales que se levantan directamente de la raíz. Las flores son de color amarillo largo, púrpura o verdoso de una pulgada, seguido por una baya verdosa oblonga. Natural de Europa meridional.
Cultivo y propagación : Le agrada el suelo profundo, pues las raíces crecen en las llanuras. Crece mal en un suelo que sea duro o excesivamente pedregoso. Si el suelo esta demasiado mojado en invierno, las raíces se descompondrán. Se propaga en semillas que se deben sembrar en suelos profundos o, mejor, solo en potes. Éstos se deben mantener bien regados y cuando alcanzan un buen tamaño se deben precisar cuidadosamente por lo menos 2 pies de separado.
Cosecha : Las raíces se deben cavar después del segundo o tercer año. Si están idos en la tierra vendrán una gran edad, y tendrán raíces de ramificación grandes hasta cuatro pies de largo.

Nota : No confunda este mandrake del viejo mundo con el mandrake americano (peltatum de Podophyllum) cuyas raíces son vendidas por muchas compañías de la hierba bajo el nombre del "Mandrake roots." Estas raíces son un veneno catártico de gran alcance. Las plantas son diferentes.

Crece generalmente en grupos y el color levemente excepcional brillante de hoja los hace muy distintivo y fácil de marcar. Las flores, por otro lado, cuelgan debajo de las hojas.

La fruta es comestible cuando esta madura pero todas las otras partes de la planta son tóxicas. Los Indios Americanos pueden haber utilizado una preparación en polvo de raíz como una insecticida en sus cosechas y semillas empapadas en un decocción para protegerlos de pestes.

advertencia : Todas partes de la planta menos la fruta madura son extremamente tóxicas. La raíz, que se acciona fácilmente, es una sustancia irritante muy potente.

Usos médicos : Aunque demasiado tóxico para utilizar en casa los remedios que esta planta tiene son muchos. Los Indios Americanos utilizaron la raíz como un laxante fuerte, para tratar gusanos, parásitos y para numerosas otras cosas. La raíz se utiliza actualmente en medicinas contra el cáncer y puede tener un potencial comercial como una planta cultivada. Hay historias que el uso de la raiz en los indios les hicieron cometer el suicidio en apenas unas horas. La cantidad de la dosis mortal esta poco investigado.

2.Origen

Antiguos documentos describen a la mandrágora como una planta que : "adormece el primer día y vuelve loco el segundo" (4). La Mandragora officinarum o Atropa mandragora es notable por la influencia que ejerció en Europa durante el medioevo. Los campesinos de aquellos tiempos le tenían horror porque creían que poseía ciertas características humanas. En los textos de magia se habla de ella con verdadero culto. Contribuyeron mucho a la celebridad de esta planta los charlatanes que vendían su raíz en altísimos precios, gracias a las cualidades que le atribuían y a las que el vulgo daba completo crédito.

3.Etimología

La palabra mandrágora es de origen griego y quiere decir "dañino para el ganado".

4.Identificación

Esta planta crece en bosques sombríos, a la vereda de ríos y arroyos donde la luz del sol no penetra. Su raíz es gruesa, larga, generalmente dividida en dos o tres ramificaciones de color blancuzco que se extienden por el suelo ; sus hojas son de un tono verde oscuro ; sus flores son blancas, ligeramente teñidas de púrpura ; el fruto es parecido a una manzana pequeña y exhala un olor fétido.

5.Composición química

El principio activo de la mandrágora es la atropina, aunque también contiene cantidades menores de escopolamina.

6.Farmacología

Mecanismo de acción y formas de empleo : Se sabe que la mandrágora se administra en forma oral. Como contiene principalmente atropina, se comporta de manera similar a la belladona : en dosis bajas bloquea los receptores de la acetilcolina deprimiendo los impulsos de las terminales nerviosas ; mientras que en dosis elevadas, provoca una estimulación antes de la depresión.

Usos terapéuticos : En la medicina antigua las hojas de mandrágora hervidas en leche se aplicaban a las úlceras ; la raíz fresca se usaba como purgante ; y macerada y mezclada con alcohol se administraba oralmente para producir sueño o analgesia en dolores reumáticos, ataques convulsivos e incluso de melancolía. En tiempos de Plinio se empleaba como anestésico dándole al paciente un pedazo de raíz para que la comiera antes de realizar una operación.

Dosificación : No existen registros de dosificaciones exactas. Únicamente hay menciones en el sentido de que su uso en pequeñas cantidades era seguro, mientras que en dosis mayores provocaba delirios y locura o muerte por intoxicación.

Efectos psicológicos y fisiológicos : En una página de Internet se encuentra el siguiente relato anónimo presuntamente transmitido desde alguna universidad de Berlín el 24 de enero de 1994 :

Recientemente tuve un día libre en el trabajo y decidí pasarlo experimentando con la raíz de mandrágora. La mandrágora contiene escopolamina, que (junto con la atropina) también se encuentra en la belladona. Ambas se usaban comúnmente en las "pociones de las brujas" para inducir experiencias extracorporales, así es que mi plan consistía en tratar de salir de mi cuerpo. Se supone que estas drogas causan algunos desagradables (pero, pensé, alucinógenos) efectos.

Bueno, como un compañero de cuarto usó mandrágora el año pasado en una cierta dosis sin efectos notables suficientes, decidí hacer un té mucho más fuerte con ella. Como es muy amarga le añadí melaza para endualzarla, su sabor me quedó asociado y ahora ya no soporto el olor de la melaza. Hice aproximadamente 1.5-2 pintas [una pinta equivale a 0.47 litros, o sea que preparó menos de 3 litros] de té con cerca de 6 cucharadas grandes de mandrágora. Le di un gran trago, nada. Tomé otro vaso. Experimenté una vaga sensación, pensé "a lo mejor ya viene" y me acosté para concentrarme en ello. Me desvanecí como diez minutos así es que tomé más. Jugué por allí con vagos efectos durante un rato, tomando enormes tragos para obtener mayores efectos. Eventualmente me rendí y fui a comer. No sentí ningún efecto.

Tan pronto como comí una comida de tamaño regular, me empezó a doler el estómago. Me tendí en la cama un rato, sintiendo que tenía indigestión. Bueno, esa sensación se convirtió en la peor experiencia con drogas que puede imaginar que tendría. No involucró ninguna alteración de conciencia, exceptuando la que me ocasionaron oleadas de frío, el vómito continuo... y las toneladas de agua que tomé para mantener la hidratación. Casi hice que me llevaran al hospital, aún sabiendo lo bárbaros que son allí con las drogas (una amiga cometió el error de ir a pedir ayuda durante un pasón con hongos y lo único que hicieron fue interrogarla casi una hora sobre dónde consiguió los hongos).

Eventualmente mi novia encontró un texto sobre la mandrágora que decía que podía usarse como emético, un muy poderoso emético, pero que era inútil porque había otras hierbas menos peligrosas que tenían los mismos efectos. Decían que si por alguna razón la usaste, debías preparar un té de aproximadamente 1/6 de la concentración del que yo hice, y beber una cucharada cada hora durante cuatro horas. ¡Santa mierda, tuve que tomar como dos pintas [casi un litro] de esa mierda !

Moraleja de la historia : Adiérete a lo legítimo : las drogas ilegales.

7.Potencial de dependencia

Aunque no hay investigaciones al respecto, es poco probable que la mandrágora genere tolerancia o adicción física o psicológica, por lo que no se espera ningún síndrome abstinencial a partir de su retiro.

8.¿Qué hacer en caso de emergencia ?

La mandrágora es bastante tóxica, pero su escasez y la dificultad que existe para cultivarla han hecho que los casos provocados por su envenenamiento sean muy raros. Sus síntomas son análogos a los de la belladona y se recomienda provocar el vómito o lavar el estómago con 2 a 4 litros de agua, de preferencia con carbón activado. Si los síntomas son graves (por ejemplo, cambios bruscos de temperatura o taquicardia muy rápida), se da silicato de fisostigmina, 1 mg por vía intravenosa en cinco minutos con vigilancia electrocardiográfica hasta controlar los síntomas. La fisostigmina se reserva específicamente para el envenenamiento por atropina.

9.Hechos interesantes

Régimen legal actual : Aunque difícil, el cultivo de la mandrágora es legal y puede comerciarse libremente.

La hija del hombre : Se supone que Julieta empleó un elixir preparado con mandrágora para fingir su muerte, mientras que Romeo se envenenó con acónito. En vista de que su raíz suele bifurcase, eso ha hecho que a la mandrágora se le compare con un cuerpo humano. Teofrasto la llama antropomorfis ; Cumela, similis-homo ; Eldal, árbol de cara de hombre, y las tradiciones populares, hombrecillo plantado... Un médico francés llamado Laurent Catelan aseguraba que « la mandrágora procede del esperma de un hombre, que en la germinación de esta planta hace el oficio y el efecto del grano », esperma preferentemente "de hombres colgados de la horca o aplastados por las ruedas... licuándose y virtiéndose con la grasa, cayendo gota a gota en tierra (que, sin duda, por la frecuencia de los cadáveres colgados, debe de estar feraz y untuosa como la de un cementerio)."

Ritos para cortar la mandrágora : Supuestamente, el destino del poseedor de una mandrágora se vería dichosamente influido por ella, pero su extracción se consideraba altamente peligrosa. Según cuenta Arias Carbajal, se creía que cuando la arrancaban del suelo, el hombrecillo encerrado en ella despedía ayes lastimeros y agudos gemidos. "Era menester cogerla bajo una horca, observando ritos particulares, y solamente en determinadas condiciones disfrutaba de todas sus propiedades."

Según Paul Sedir, Teofrasto aconsejaba trazar tres círculos con una espada en torno a la planta y arrancarla mirando al Oriente. Se supone que los gemidos que emitía la planta eran capaces de matar a quien los escuchara, por lo que en la Edad Media ataban a un perro hambriento al cuello de la raíz, ponían fuera de su alcance un pedazo de carne y se alejaban a todo correr. Cuando el can, tirando de la cuerda, arrancaba la mandrágora, él era quien oía el grito que daba la muerte.

La mandrágora contra la posesión y la infertilidad : En su Herbarium, Apuleius prescribe "para la idiotez, que es enfermedad del diablo o posesión demoniaca, tomar del cuerpo de la planta llamada mandrágora el peso de tres peniques, administrarla para beber en agua caliente... el enfermo pronto se curará." (8) Las creencias más arraigadas durante esta época consideran también que la mandrágora elimina la esterilidad ; de hecho hay referencias bíblicas en este sentido (Génesis XXX.14).

Nicolás Maquiavelo utilizó esta creencia para burlarse de sus contemporáneos en la más extraordinaria de las comedias del Renacimiento llamada precisamente La mandrágora, cuya trama gira en torno a las vicisitudes de una pareja estéril que intenta conseguir la planta. Nicia, el marido, consulta a un charlatán :

CALLIMACO : Podría proceder de vos la esterilidad, a causa de la impotencia ; si éste fuese el caso, no habría ningún remedio.

NICIA : ¿Impotente, yo ? ¡Me da risa ! No creo que haya en Florencia hombre más gallardo y más cachondo que yo.

CALLIMACO : Si de esto no se trata, alegraos... Vos debéis entender bien esto : no existe cosa más segura para preñar a una mujer que darle a beber una poción hecha de mandrágora. Ésta es una cosa que yo experimenté muchas veces ; y si no fuese por esto, la reina de Francia aún sería estéril, y lo mismo una infinidad de otras princesas de aquel estado.

Toda vez persuadido de los beneficios de la planta Nicia acepta pagar por el remedio. Los enredos comienzan cuando el charlatán añade al mito uno nuevo :

CALLIMACO : Pero hay que pensar en otra cosa : el hombre que primero se acueste con ella después de que ella tome la poción morirá en ocho días y nadie lo salva.

NICIA : ¡Coño ! No quiero esa porquería ; ¡tú no me la darás ! ¡Bien me queréis joder vosotros !

CALLIMACO : Calmáos que hay un remedio... Que otro duerma con ella enseguida para que, estando con ella una noche, absorba la infección de la mandrágora. Luego vos podéis acostaros sin peligro.

La mandrágora usada por brujos y magos : Según comenta el Dr. Krumm-Heller, experto esoterista, la mayor parte de los procesos de Inquisición tuvieron como cuerpo del delito manipulaciones con mandrágora y cuenta que para la iglesia católica medieval, "el Arzobispo Eberhaard murió en el año 1066 debido a un maleficio hecho con esta hierba, y sobre su tumba hay una lápida que hasta hoy mismo es admirada por los turistas donde se relata este hecho".

Este autor dice que los magos-médicos se ocupan de esta planta "para extraerle la parte de Dios que cura enfermedades", mientras que los brujos la usan "para hacer el mal".

Dice que la magia blanca obtiene excelentes resultados para curar todas las enfermedades de los órganos sexuales, los riñones y, sobre todo, "es el remedio por excelencia contra los males del bazo, y el bazo tiene gran importancia astral. Por eso es que para la medicina religiosa como la practicamos nosotros, se usa una cantidad pequeñísima sólo para el efecto astral"

El conocimiento de las virtudes mágico-curativas de esta misteriosa planta, se remonta a tiempos muy lejanos. Josefus, Buda, Confucio y Mahoma, la mencionaban, y todos ellos la investigaron. Uno de los primeros ejemplos del uso de la también denominada “Mandrágula”, lo encontramos en egipcios, exactamente en el Papiro de Ebers, escrito 1500 antes de Jesús. En este papiro el uso de la Mandrágora figura como excitante sexual. Se la designa como "dujajim" (el fruto que excita el amor). Pero no es el único indicio que en la antigua cultura egipcia nos podemos encontrar del uso de esta mágica planta. En la estatua funeraria de Ja, podemos apreciar que su silla lleva por decoración Mandrágoras, en la tumba de Nakht vemos cestas llenas del fruto pestilente de la Mandrágora y así una sucesión de muchos notables nombres, como en la tumba de Nebamon, en la de Ramses, la tumba de Menna, en la tumba de Nakht, tumba de Nebamon, también en la tumba de los escultores de Amenofis III. En otra necrópolis como la de tumba Meryre, contemporáneo de Amenofis III encontramos una muy singular e inquietante, porque Meryre, que era el cuidador del príncipe Saaton, aparece con éste acurrucado entre sus rodillas, mientras que su cuidador se distrae paseándole una Mandrágora sobre la nariz. De esto podemos deducir que no había un mínimo de edad en el consumo de dicha droga. Quizá la mas conocida sea la de la momia de Tutankamón 1350 años A.C. exactamente en el tercer ataúd, nos topamos con un curioso collar, con seis vueltas y formado con once raíces las cuales le dotarían al faraón de una indudable capacidad sexual. Aunque no deja de ser un paradigma, dado que la muerte de Tutankamón le llego a la temprana edad de 19 años. Las bayas de Mandrágora aparecen representadas en una tumba muy particular, la del visir Rejmira, que quizá fuese el primero en usarlas en los ritos ceremoniales. Lo que si esta claro que a partir de este personaje histórico, la tumbas de los más destacados egipcios recogieron en sus pinturas estas bayas. En las tumbas de la necrópolis de los reyes de Tebas (1.800 A.C.) encontramos de nuevo la Mandrágora. Algunos entendidos en el arte egipcio del siglo XIV A.C. manifiestan una clara aportación de los efectos psicoactivos de la Mandrágora en el arte y un acercamiento al mundo osiríaco durante los funerales.

Se cree que la introducción de esta planta en el Antiguo Egipto, pudo ser debida a las búsquedas de nuevas sustancias psicoactivas, que fuesen mas potentes que otras que ya se utilizaban en aquella época, como el nenúfar. Pero la alta toxicidad de la Mandrágora, origino muchas intoxicaciones las cuales se paliaban con Opio. A veces se llagaba a la muerte por sobredosis de Mandrágora, pese a la regulación de las dosis efectuadas por los médicos. Y aunque las proporciones fueran las precisas, la entrada de los alcaloides en el cuerpo derivaba en malestares físicos. Así lo podemos ver en varias representaciones en tubas tebanas. Pese a todo esto, se convirtió en la droga por excelencia, gracias a su realismo en cuanto a las alucinaciones se refiere. Ideales para alcanzar estados alternos de conciencia y vivir experiencias místicas. Pero también podemos reconocer a esta planta en textos mucho mas cómodos para nuestro entendimiento y anteriores al Papiro de Ebers, estoy hablando del Génesis de la Biblia escrito en el XX A.C. Raquel que era estéril fue madre gracias a una infusión de mandrágora, exactamente en el (Génesis XXX.14, 15,16). Dice así :

1.30.14. Fue Rubén en tiempo de la siega de los trigos, y halló Mandrágoras en el campo, y las trajo a Lea su madre ; y dijo Raquel a Lea : Te ruego que me des de las Mandrágoras de tu hijo.

1.30.15. Y ella respondió : ¿Es poco que hayas tomado mi marido, sino que también te has de llevar las Mandrágoras de mi hijo ? Y dijo Raquel : Pues dormirá contigo esta noche por las Mandrágoras de tu hijo.

1.30.16. Cuando, pues, Jacob volvía del campo a la tarde, salió Lea a él, y le dijo : Llégate a mí, porque a la verdad te he alquilado por las Mandrágoras de mi hijo. Y durmió con ella aquella noche.

Los griegos también usaron esta planta en la preparación de sus vinos, y estos resultaban tan soporíferos, que muchos lo utilizaban como sedantes. También los sacerdotes o druidas Galos, la usaron para luchar contara el mal de amores entre amantes. Este mismo podría ser el caso de Romeo y Julieta, aunque Romeo posiblemente tomó acónito. La recolección de esta y otras plantas mágicas debía de realizarse con una hoz de oro. Los druidas dejaban constancia de estos tipos de hechizos solo y únicamente cuando esperaban la muerte en el lecho. Y siempre lo hacían de padres a hijos. Muy curioso es lo que encontramos según Homero en la Odisea. Homero nos cuenta, que la Mandrágora atraía a los hombres consiguiendo que la amasen para más tarde transformarlos en animales para sus establos.

Y no nos podemos olvidar del uso frecuente de esta planta en el medioevo. En esta época su uso se le atribuye a las brujas, las cuales por mediación de los ungüentos les concedía el don de volar. Para estas ultimas desdichadas “las Brujas”, la Mandrágora era algo más que una simple hierba. Los hombres del campo saben, aun por tradición, el terror que sólo el nombre de esta planta despertaba en sus antepasados. Para ellos era un vegetal que tenía algo del Ser Humano y las obras de magia la indicaban como algo excepcional a que es forzoso dispensar un culto. Estaba asociada a Venus. Y dicen que sus raíces formaban la caprichosa forma de humano. En torno a este punto, son muchas las leyendas que se cuentan. Las raíces con forma de humanos que aun se guardan, posiblemente, hayan sido manipuladas para darle mas credibilidad a sus virtudes mágicas o incluso pudieron ser, falsificadas con otras raíces, las de algunos Alliums o las de Brionia. En referencia a este tipo de falsedades, nos dice Pitágoras unas palabras que a mi gusto son del todo reveladoras “…muchos burladores…para engañar al pueblo ignorante y crédulo, suelen, en la raíz de caña o en la brionia, esculpir y entretallar todas las partes del hombre, ejerciendo ciertos granillos de trigo en aquellos lugares del cuerpo de los cuales quieren que nazcan hierbas en vez de cabellos o pelos. Formadas, pues la raíces con este fraudulento artificio, las meten debajo de tierra, y entonces las sacan como cosa monstruosa, y las venden por cuanto quieren”.

Un ejemplo de las leyendas a las que podemos hacer referencia, era la creencia que sus raíces mágicas emitían gritos a la hora de ser arrancadas de la tierra y quien escuchase estos gritos caía muerto en el acto. De hecho, a la hora de su recolección. Las gentes utilizaban perros para realizar esta tarea. Y que la manera para arrancarla y no morir en el intento es el siguiente ; Se cava hondo alrededor de la raíz hasta ponerla al descubierto. Mientras no se intente arrancarla no hay peligro. Se ata una cuerda a la raíz y el otro extremo se ata al cuello de un perro. Se llama al perro desde cierta distancia. El perro quiere acudir, tira de la planta y la arranca, grita, y el perro muere. Una vez se tiene en posesión la Mandrágora, a esta, debía dársele forma de hombre si su dueña era mujer y viceversa si su dueño era hombre. Por lo que se ve, dado el poder hechicero de la Mandrágora, merece la pena sacrificar un perro.

Leyendas, no menos mágicas, nos aseguran que las plantas de Mandrágora se convertían en hombrecillos pequeños y estos hacían lo posible para favorecer al que fuese su dueño. Plinio en el libro XXV, capitulo 94, narra otra manera no menos mágica, sobre los cuidados al recoger dicha planta. “Los que la cogen, procuran que el viento no venga de cara, y con una espada describen tres círculos en torno a ella antes de arrancarla, lo cual realizan mirando poniente”. Un poco mas escatológico en este sentido es el judío Fosephus Flavus, del siglo I de nuestra era, dice así en su obra titulada “De bello judaico” ; “arrancar la Mandrágora es empresa ardua, porque se adueña de quienes se acercan a ella, salvo si antes ha sido rociada con orina de mujer o sangre menstrua. Pero aun entonces, es bien cierto que vasta con tocarla para morir”, y continua con el método ya mencionado del perro.

Hoy en día se usa en religiones neopaganas, como la Wicca.

Muchas denominadas brujas, perdieron la vida por poseer esta planta. Un ejemplo de ello, lo encontramos en 1630, en Hamburgo tres mujeres fueron condenadas por poseer raíces de Mandrágora en sus casas. Uno de sus muchos hechizos que podemos encontrarnos en los grimorios ; cogiendo la figura con la mano izquierda y haciendo el signo del pentagrama con la mano derecha, se apuntaba hacia ella y se la bautizaba con el nombre de la persona deseada para amar. Luego es cogida y enterraba en el jardín, vertiendo agua, leche y sangre del oficiante mezclada y se decían estas frases : “Sangre y leche sobre mi tumba harán de…… mi eterna esclava”. La planta se dejaba bajo tierra hasta que llegase luna nueva, y desenterrando se volvía a recitar otras palabras : “luna que tan pálida en lo mas alto brillas, concede esta noche tu bendición sagrada a mi oración y mi súplica ritual para que el corazón de….de amor por mí se llene. Después se dejaba secar la planta, se rizaba periódicamente con incienso y se le recitaban nuevos conjuros, y si la persona a la que iban dedicados los conjuros no se mudaba de casa, el o la elegida caería rendida en sus brazos. Pero las tres mujeres de Hamburgo. No fueron las únicas en caer bajo el brazo secular de la inquisición. A Juana de Arco la acusaron de usar la planta porque pensaban que ese era el motivo oyera voces. Podemos recuperar hechos como los sucedidos en el Auto de Fe 11. A 28 de Julio, 1486. Viernes en la plaza de la seó, predico el Maestro Crespo, sobre el cuarto condenado a la hoguera “García López, mercader, que siendo cristiano hizo ceremonias Judaicas y daba limosna a la cedaza, y tenia horas y Biblia en Hebreo, y nunca se confeso ni comulgo, y no creía que en la ostia consagrada estaba dios, y tenia una mandragula en su cama y cada día ponía en ella cinco sueldos y se iba a misa y cuando querían alzar la ostia se salía de la iglesia, y entraba en su cámara a ver la mandragula y hallaba diez sueldos en ella, y luego la adoraba en el culo cada día, quemaronle en estatua”, o en el Auto 12. A 6 de Agosto, 1486, domingo, predico el Maestro García y salieron penitenciados por herejes “Joan de Santa Clara, por ceremonias y ayunos de Judíos, volver los ojos por no ver alzar en misa, y cuando contrataba con cristiano de naturaleza lo procuraba engañar, y se alegraba y decía a otro confeso, Calle que estos cristianos de natura decaen poco a poco les daremos su ajo. Enviaba a sus hijos a la Judería para que les diesen la bendición, y tenia una mandragula y la adoraba en el culo, y daba limosna a la cedaza. Fue penitenciado”. La Iglesia cuenta que el Arzobispo Eberhardo murió en el año 1066 debido a un maleficio hecho con esta hierba, y sobre su tumba hay una lápida que hasta hoy mismo es admirada por los turistas donde se relata este hecho. Los concilios, se ocuparon siempre de este asunto y la mayor parte de los procesos de la Inquisición tienen como cuerpo del delito las manipulaciones con Mandrágora. (Dr. KRUMM –HELLER, PLANTAS sagradas Pág. 47). Uno de sus muchos hechizos que podemos encontrarnos en los grimorios ; cogiendo la figura con la mano izquierda y haciendo el signo del pentagrama con la mano derecha, se apuntaba hacia ella y se la bautizaba con el nombre de la persona deseada para amar. Luego es cogida y enterraba en el jardín, vertiendo agua, leche y sangre del oficiante mezclada y se decían estas frases : “Sangre y leche sobre mi tumba harán de…… mi eterna esclava”. La planta se dejaba bajo tierra hasta que llegase luna nueva, y desenterrando se volvía a recitar otras palabras : “luna que tan pálida en lo mas alto brillas, concede esta noche tu bendición sagrada a mi oración y mi súplica ritual para que el corazón de….de amor por mí se llene. Después se dejaba secar la planta, se rizaba periódicamente con incienso y se le recitaban nuevos conjuros, y si la persona a la que iban dedicados los conjuros no se mudaba de casa, el o la elegida caería rendida en sus brazos.

De esta planta introducida en Europa desde el Próximo Oriente, también daba pie a creencias relativas a los poderes en las batalla, creyéndose invencible el que la poseyera, e incluso se creía que la muerte tenia muchas dificultades en derrotar sus poderes. En el libro “Flore Populair” de Rolland nos hace varias menciones sobre sus poderes como planta que al pisarla produce vértigo y crea una cierta desorientación. Y la más curiosa dice que en las prácticas amatorias para hacerse amar por una dama, había que colocarlo en el libro de los evangelios y dejar que digan misa con él. También la Mandrágora preparada debidamente por las brujas en sus aquelarres en forma de ungüentos, podía darles la virtud de volar, aunque esta dudosa virtud que sin lugar a dudas nos lleva a una experiencia mas mística que real, la podemos atribuir al consumo de algún tipo de hongo de las denominadas Amanitas, que gracias a sus potentes alcaloides, las llevaría a todo tipo de alucinaciones.

Fueron muchos los que describieron las virtudes curativas y mágicas de la planta. Teofrasto Paracelso la llama Antropomórfosis, Columela, Simili - Homo y Eldal, árbol de cara de hombre y las tradiciones populares, hombrecillo plantado... Un médico francés llamado Laurent Catelan aseguraba que « la mandrágora procede del esperma de un hombre, que en la germinación de esta planta hace el oficio y el efecto del grano », esperma preferentemente "de hombres colgados de la horca o aplastados por las ruedas... licuándose y virtiéndose con la grasa, cayendo gota a gota en tierra (que, sin duda, por la frecuencia de los cadáveres colgados, debe de estar feraz y untuosa como la de un cementerio. (Brau, Jean-Louis : Historia de las drogas, Bruguera, España, 1973), John Gerard hace una breve alusión a la manera de conseguir la planta con la ayuda de un perro. Dioscóides nos habla de ella como planta con virtudes para la preñez en las mujeres. Brau, Jean-Louis : dice sobre ella "adormece el primer día y vuelve loco el segundo". Dante, le asignó un lugar honorable en sus obras y Nicolás Maquiavelo utilizó esta creencia para burlarse de sus contemporáneos en la más extraordinaria de las comedias del Renacimiento llamada precisamente "La Mandrágora". Aunque lo que mas a prevalecido respecto a las cualidades de esta planta son sus virtudes afrodisíacas. Sus preparaciones son varias, he incluso se llego a utilizar de amuleto. En el Herbariom de Apuleius, dicta así “Para las enfermedades del diablo y la posesión demoníaca, se tomará de la parte del cuerpo de la raíz de la Mandrágora una cantidad de tres peniques y se administrarán a beber con agua caliente, y de esta forma se curarán rápidamente”. Los Indios Americanos pueden haber utilizado una preparación en polvo de raíz como una insecticida en sus cosechas y semillas empapadas en una decocción para protegerlos de pestes.

1 Message

  • La Mandrágora 28 avril 2009 09:39, par 01 Inmaculada Casado

    Jordi buenisimo, me has dejado sin palabras, gracias por tu aporte, y lo publicaremos. Te quiero.

    Répondre à ce message

Répondre à cet article

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0