KonoZer ARAGÓN

PUERTAS :

“Cuando una puerta se cierra, otra mejor está por abrirse”.

mercredi 2 septembre 2009, par 02 Antonio Palomino

“Cuando una puerta se cierra, otra mejor está por abrirse”.

Gracias “prima”, gracias Vicente, gracias Lourdes. Presente continuo…

Algunos de los que váis a leer esto, no sabréis de que vá, sin embargo, algunos que saben de que vá probablemente no lo lean nunca. Sé que es complicado, pero son sentimientos, como todo lo que escribo, así que espero que me perdonéis la falta de claridad.

Este fin de semana he recibido una grandiosa lección, una experiencia vital de lo más educativa, algo no obstante, que en un primer momento, y aún hoy durante algunas horas, me ha dejado bastante tocado, muy dolido y, para que negarlo, incluso asustado.

Duró poco, la verdad. El tiempo justo que tardé en reaccionar y darme cuenta que era verdad, que había empezado la catarsis, que el cambio estaba produciéndose ya y que, aunque traumático en un principio (sobre todo para mi mujer), era algo inevitable y que de alguna manera estábamos ya esperando.

Después llegó la intensidad de las emociones. De repente, me ví despidiéndome de gente que conocía desde hacía 17 años y a la que, en algunos casos, quizá no vuelva a ver nunca. Como digo fue intenso y emocionante. Hubieron reconocimientos, agradecimientos, recuerdos y también alguna lágrima, pero todo ello me confirmó que la gente que allí se queda, esa gente que hace tanto que conozco, sentía cariño, amor por mí… y me sentí orgulloso. Lo siento, no pude remediarlo… ni quise.

Al día siguiente, me tocó volver y pasar por sitios recorridos cientos de veces, sitios que evocaban muchísimos recuerdos, sitios por los que no volveré a pasar al menos en mucho tiempo. Entonces derramé lágrimas en solitario, pero también duraron poco. El tiempo justo de recordar las muestras de cariño recibidas la noche anterior.

Uno de los últimos recuerdos de este fin de semana tan intenso fue para mi “profesor”, para esa persona que me ha enseñado esta última (por el momento) lección, para esa persona que va a ganar el dinero que ganaba yo con mi trabajo. Y entonces, me dí cuenta de que lo único que podía desearle era que además de ganar ese dinero, también un día tuviera amigos, y la oportunidad de que la gente le demostrara el mismo cariño que me habían demostrado a mí esa maravillosa y última noche…

¡¡Que así sea !!

Répondre à cet article

SPIP | squelette | | Plan du site | Suivre la vie du site RSS 2.0